Las Corporaciones No Cargan el Dengue

Hace unos días se publicó un artículo en Sin Embargo titulado “Las corporaciones: los mosquitos del S. XXI” y argumenta que las corporaciones cargan con la culpa de las epidemias de sobrepeso, obesidad, y de diabetes (tal y como los mosquitos cargan epidemias). ¿Merecen tanto reconocimiento las corporaciones?

Para nada. Las corporaciones existen siempre y cuando haya demanda por su producto. Sí crean campañas para atraer a consumidores, y practican el cabildeo porque velan por sus intereses, pero si no tienen un producto que le atraiga a la gente, el producto no será exitoso. Por lo cual, el problema de la diabetes, del sobrepeso, de la obesidad no existe sólo por la existencia de comida chatarra, existe porque gente consume esa comida en exceso. Se consume esa comida por dos razones: antojo y/o pobreza. Un litro de leche cuesta 16.10 pesos mientras que un litro de Pepsi sale en 13 pesos. La comida chatarra está más barata que la comida saludable y es por eso que en situaciones de pobreza, la gente consume comida chatarra.

También está el otro grupo de gente que, pudiendo no dañar su salud, la dañan (me incluyo). ¿Por qué? Porque la comida chatarra es sabrosa y cuesta aguantarse. Cuando el estómago habla es muy fácil ignorar la cabeza (‘Solo un Tostito más…’). En otras palabras, tenemos estas epidemias porque hay pobreza y porque no somos tan buenos en controlar nuestros impulsos, antojos.

El consumo excesivo de comida chatarra por aquellos que sufren de pobreza sólo cambiará cuando tengan más ingresos. Para eso, el gobierno tiene que fomentar la educación, el emprendimiento, y creación de empleo.

Para el grupo de los antojados hay otra solución: Mercadotecnia. Como el reporte de la Organización Mundial de la Salud sugiere, hay que “cambiar las percepciones de los consumidores”. La organización sugiere educar a los consumidores sobre lo malo que es consumir comida chatarra en exceso. Pero eso no sirve, sabemos que es malo. Mejor aún sería crear una campaña que promueva la comida saludable como deliciosa. Imagina un anuncio que enseñe jícama con un poco de Tajín y diga “¿se te antoja?”. Seguro que a mí sí.

A veces, parece que todos menos las compañías olvidan el poder de la mercadotecnia. La mercadotecnia es una herramienta para transformar gustos e ideas. Usada correctamente, puede tener gran impacto positivo en las costumbres de una sociedad. ¿Quieres que la gente coma menos comida chatarra? No digas que la comida chatarra es mala, di que la comida saludable es más rica, deliciosa. Así la gente posiblemente pondrá atención y comerá comida más deliciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *